Hebamme en Berlín: busco matrona desesperadamente

Mujer embarazada

Se está haciendo muy frecuente que la búsqueda de Hebamme, como se denominan las matronas en alemán, resulte una tarea difícil y en muchos casos infructuosa. Muchas me preguntáis, desesperadas y con razón, adónde podéis dirigiros, pues solo os encontráis puertas cerradas. El caso es que, en Alemania, toda gestante tiene derecho por ley a una matrona que haga un seguimiento del embarazo, así que, con mucha pena, no tengo más remedio que constatar cómo los derechos de las mujeres se ven ignorados, de nuevo.

Desgraciadamente, no tengo la fórmula mágica. Cuando me vi en la situación, no tuve tantos problemas para encontrar a mi maravillosa matrona. Pero los cambios en las condiciones de las aseguradoras supongo que han hecho mella en el colectivo, y muchas han tenido que abandonar su labor profesional. De nuevo, a mi ver, un menosprecio de los derechos de las mujeres, tanto de las embarazadas como de las profesionales especializadas en esta labor tan hermosa.

En lo que sí puedo poner mi granito de arena es en proporcionaros información y direcciones a las que poder dirigiros.

Las Hebammen, qué hacen

Esto es algo que, seguramente, muchas se preguntan, por la carencia de esta figura profesional en la mayoría de países. Por lo menos, es algo que yo misma me pregunté en su momento. Las Hebammen están especializadas en distintas temáticas, como son la asesoría a la mujer en todo lo relacionado  con el embarazo, pero también con su bienestar personal y emocional, tratando temas como la sexualidad, la alimentación, etc.. Representaría algo así como un tratamiento holístico de la mujer en todas sus facetas y necesidades durante el embarazo, entendiendo a la mujer como un todo, no solo como a un “embarazo”, que es quizá el punto de vista científico que tiene una ginecóloga al uso.

Una matrona puede seguir y controlar el estado de salud de la gestante y de la gestación como lo hace un ginecólogo (pero sin ecografías), utilizando las técnicas que se han venido utilizando desde siempre, como el tacto -he de decir, con una exatitud apabullante. Su papel se extiende también, por supuesto, al seguimiento de embarazos de riesgo, también diseñan y dan cursos de preparación al parto, en algunos casos pueden acompañar partos en casa, en las casas de partos o en el hospital, y, algo muy importante que debéis saber, se ocupan de la Wochenbettbetreuung, que explicaré a continuación, y de los cursos de recuperación del suelo pélvico tras el parto. En definitiva, el perfil profesional de las matronas está diseñado para acompañar a las getantes en el ciclo completo de gestación.

Wochenbettbetreuung: ¿por qué necesito una matrona después del parto?

Bien, este es un tema nuevo para las que venimos de fuera de Alemania porque, al menos en España, no se contempla en absoluto. He de decir que cuando supe de la existencia de la palabra misma, besé el suelo alemán.

El palabro podría traducirse, grosso modo, como los cuidados a la madre y al bebé en las semanas posteriores al parto, periodo que aquí se llama Wochenbett y abarca como 8 semanas (más en el caso de gemelos). Se considera que este periodo es sagrado para la madre y el bebé y que, como tal, se ha de proteger, un tiempo de cambio en el que mamá y bebé se han de conocer, se ha de consolidar la lactancia y ambos se han de acostumbrar a su nuevo estado vital, el bebé en un entorno etéreo y la mamá como mamá. Es un periodo en el que, a ser posible, se ha de liberar a la madre de tareas en la casa o cotidianas, la herida, si la hay, ha de sanar adecuadamente, y el útero ha de volver a su lugar en el tiempo natural para ello. Se recomienda mucho reposo y básicamente poca gente alrededor (las visitas pueden esperar). La labor de la Hebamme, en este periodo, es, entonces, garantizar el buen estado de salud de ambos y la organización de la casa (coladas, comida, limpieza, compra) en manos de otras personas, el padre u otros familiares, que han de procurar no romper el ambiente de tranquilidad de la casa. Entre sus funciones, está la de apoyar a la madre en la consolidación de la lactancia, que no siempre es fácil. Incluso cuidar de los otros hijos es una tarea de gran importancia que se ha de delegar y organizar de forma adecuada para todas las partes implicadas, porque la madre no podrá estar con ellos tanto como le gustaría.

La matrona viene a diario en los primeros días y controla cómo aumenta de peso el bebé, vigila la ictericia del tercer día, controla cómo cicatriza el cordón umbilical, enseña cómo bañarlo una vez está completamente cicatrizada la herida y cómo realizar tareas cotidianas de higiene con el bebé, incluso puede ayudar en caso de cólicos, o de cómo cogerlo para calmarlo, etc. También puede resultar de apoyo en el babyblues del tercer día, que, a diferencia de lo que se cree, no es una depresión en sí, sino un cambio hormonal pasajero al que no hay que darle más importancia de la que se merece. Si se tiene la necesidad de llorar, se llora y ya. Es completamente normal y tiene que ver con la subida de la leche. Date el lujo de llorar todo lo que necesites. Eso sí, si se convierte en un trastorno mayor, la Hebamme sabrá detectarlo y proporcionar la ayuda adecuada. Y, en definitiva, una matrona es aquella mujer con la que puedes sincerarte y consultar todas tus dudas. Al haberte acompañado durante tu embarazo, llegáis a construir una pequeña relación muy valiosa, de forma que sabrá escucharte y asesorarte de la mejor manera.

Y, si viene mi madre, ¿por qué necesito una matrona? Bueno, las madres ayudan y son muy importantes, como los padres, pero no están formadas como las matronas. Tu madre no va a controlar que tu útero vuelva a su lugar cómo y cuándo tiene que hacerlo, no va a examinar la herida perineal, no va a pesar al bebé y no va a poder asesorarte en temas de lactancia como lo va a hacer ella. Y algo muy importante a tener en cuenta: la matrona es una persona sin relación emocional contigo que va a respetar las elecciones que toméis como padres. Ella solo va a asesorar basándose en su conocimiento. El papel de las abuelas y los abuelos es cuidar que el ambiente en casa sea tranquilo controlando visitas, disfrutar de su nieto recién llegado y mimar y ayudar a la madre en situaciones de estrés (llanto continuado, etc.). Al fin y  al cabo, ellos ya han criado, tienen experiencias que pueden resultar muy útiles, pero no pueden sustituir a una matrona. Sin la matrona, tendrías que ir al médico con tu propio pie, algo no siempre posible ni agradable.

Hebammensuche: ¿dónde hay información?

Una búsqueda sencilla en Google arroja la información básica, como es la página de la Asociación de matronas de Berlín, disponible en varios idiomas y en donde encuentras mucha información. También puedes dirigirte directamente a la lista de matronas de Berlín, donde incluyen una máscara de búsqueda, la cual puedes definir por distrito o por idioma. Aquí también dispones de un extenso listado de direcciones útiles  a las que puedes recurrir.

Espero que esta información te resulte de utilidad y puedas encontrar una matrona a tiempo. Si tenéis más información, quizá podamos compartirla en el foro Kindermamis o en los comentarios de aquí abajo. No sé la vuestra, pero mi mejor decisión, visto con distancia, fue dar a luz en Berlín.

Un abrazo,

Susana

Comparte!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
0 Comments

Leave a reply

> Creado, diseñado y programado por Maru Carranza < > Si NECESITAS CREAR ó DISEÑAR UNA WEB, COMUNIDAD, FORO LOGO ó BANNER  haz clic aquí  < © 2017

Sígueme en Feedly
or

Log in with your credentials

Forgot your details?